Metodo Histórico-Crítico

La exegesis desde la perspectiva del método Histórico-critico

Berkhof, lo define el método como: “…el estudio de las Escrituras a la luz de las circunstancias históricas que ponen su sello en los diferentes libros de la Biblia”.

El método establece los hechos relativos al pasado ‘tal como realmente fue’

A esta forma de leer los textos analizando las fuentes, ubicando históricamente al autor, examinando el contexto, etc se conoce como “lectura diacrónica”.

Este método descansa sobre una serie de supuestos básicos que se podrían resumir en:

1.    La Biblia se da como un escrito histórico, que revela la historia de salvación del pueblo de Dios, por tanto debe ser analizada y entendida a la luz de la Historia.

2.    Los textos adquieren sentido cuando se llega a entender la intención de la mente del autor al escribir.

3.    Todo ser humano está sujeto a su tiempo, cultura y geografía, no se puede extraer al autor del texto bíblico, de su entorno psico-social y pretender interpretar sus palabras.

4.    Los manuscritos que se poseen presentan diferencias entre sí. Tenemos multitud de copias pero ningún original.

5.    El proceso de copiado manual permitía ciertos errores, voluntarios (aunque bien intencionados) e involuntarios.

Para lograr llegar a esa lectura original, este método desarrolla una serie de herramientas sobre las que descansa la investigación histórico-crítica del texto.

Analiza el estilo, la unidad y el propósito de los textos bíblicos. Además, analiza datos como el autor, los destinatarios del texto, fecha y lugar de composición. Finalmente, intenta determinar cómo llegó el texto hasta nuestros días.

 

 

 

Errores accidentales o involuntarios

  1. División equivocada de las palabras, debido a que la escritura era seguida, sin separación entre las letras. Ejemplo: 1Tim.3:16, algunas versiones dividen la 2ª palabra del en dos, “sin duda cuán” y otros “indudablemente”.
  2. Confundir una letra con otra parecida. Ejemplo: Rom.12:11, en algunos mss aparece “época” y en otros “Señor”.
  3. El uso de abreviaturas, a veces llevaba a error.
  4. Metátesis, transposición de letras, cambiar una por otra, en cuanto a orden. Ejemplo: Salmo 49:11 (“tumba” o “íntimo pensamiento”).
  5. Errores debidos a los fallos de memoria o a las malas condiciones de trabajo de los copistas: cansancio, mala iluminación, vocalización, dictado…

 

Errores intencionales

  1. Sustitución de palabras que estaban en desuso por otras más actuales.
  2. La armonización con pasajes paralelos.
  3. Quitar o modificar expresiones malsonantes o escandalosas.

   

   

   

   

   

  La traducción más antigua

  La Vulgata: Traducción de Jerónimo por encargo del papa Dámaso, fue la versión que se impuso en los s.VIII-X.

 

 

 

 

Evaluación del método

 

 

¿Por qué es bueno desarrollar este método para el análisis exegético de la biblia?

El método histórico-crítico supone una valiosa herramienta para acercarnos a la Biblia y a lo que Dios quiere decirnos en ella. Sin embargo creo que siguiendo el consejo bíblico, deberíamos despertar nuestra capacidad de análisis crítico al “examinarlo todo y retener lo bueno”, reconociendo nuestros prejuicios de lectura y acercándonos con humildad al texto bíblico.

 

About these ads
Esta entrada fue publicada en EXÉGESIS. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s